enero 27, 2009

LIBROS EN PAPEL HIGIENICO




Un día de estos me preguntaba, si para toda la gente el cuarto de baño es tan importante como para mí.

Siento que es el lugar más intimo y solitario de toda la casa, en el qué se pueden hacer muchas cosas, entre ellas leer, reír, hablar sola, llorar, maldecir, en fin muchas otras cosas y que también les dejo a la imaginación.

Cuando yo era una niña y mi madre me perseguía por toda la casa para castigarme con el cincho yo corría como una loca subiéndo las 17 gradas que me tomaba llegar al baño de arriba de mi casa, me encerraba en él y no salía hasta dos o tres horas después de que mi pobre mamá, harta de verme encerrada me decía: Salí mona de… biiipp! ya no te voy a pegar, entonces salía con todo lo que me había instalado.
En el recorrido de las 17 gradas tenia al paso libros y un petate, (una alfombra hecha de palmas secas) lo extendía en el lugar adonde nos bañábamos y me acostaba a leer mis paquines (comics) de Archí, Lorenzo y Pepita, La pequeña Lulu, Daniel el travieso, spider man, Memìn, Tárzan, La mujer maravilla, etc.
Cuando tenia 20 centavos (3 centavos de dólar en la actualidad) de colon en mi bolsa, le pedía a una de las empleadas de mi mami, quien era costurera, que me fuera a comprar una Coca Cola a la tienda y mis 2 o 3 horas de encierro eran lo máximo, si para en ese entonces hubiesen habido mp3 quizás me hubiera quedado a vivir en el baño, jajajajaja! hubieron noches en las que las empleadas a escondidas de mi mami me pasaron almuerzo o cena por la ventana, como habrá sido de grave la travesura.

Una vez no alcance a llegar al baño de arriba y me encerré en el de la sala, abajo, yo no sabia que de ese baño mi mamá si tenia llave, y cuando la vi en la puerta con el cincho me dio un ataque de risa, ella me daba con el cincho y yo me reía, pobrecita mi mami, pero ese error nunca lo volví a cometer, a como diera lugar llegaba al baño de arriba.

Mi madre y mis hermanos siempre llevaban algún libro al baño, o el periódico, era una costumbre de familia, no se si ellos hacían crucigramas en el baño.

Haya por los años 80, los años mas duros de la guerra en El Salvador, llegó a nuestras manos un libro clandestino el cual también leímos en el baño, si no me equivoco, fue el de “Cárceles clandestinas” una vivencia de una guerrillera, Nidia Días.

Con los años, el baño dejo de ser el escondite para que no me pegaran y se convirtió en ese lugar intimo adonde podía llorar, reír, leer las cartas de mi primer amor, verme en el espejo y sentirme la adolescente mas bella sobre la faz de la tierra, ah! frente al espejo ensayaba el saludo que le daría al vecino que tanto me gustaba, sostenía platicas imaginarias, mas de alguna vez debo haber besado la pared imaginando ese primer beso de amor.
Hacia muecas en el espejo y cantaba… jajajaja si! cantaba sintiéndome Madona, la Ale Guzmán o la Ana Torroja, jajajaja que chistoso!

Cuando llegue a la universidad y ya trabajaba, mi compañía en el baño eran los folletos de economía, mercadeo, o administración, alguna cartita de invitación a café o la boleta de pago haciendo cuentas de mis comisiones.

Cuando me case y tuve a mi primer hijo deje un poco la practica de leer en el baño, pero encontré otro entretenimiento, y es que los ladrillos del piso de mi baño no son cerámicos, si no de esos antiguos que hacían con cemento y pintura, les ponen una base blanca y puntos de colores, pero esos puntos son prensados contra el ladrillo en el proceso entonces toman ciertas figuras, y he pasado horas en el baño buscando figuras, tengo un buzo con un solo pie, un cerdito, una nave, un vaquero, unos cuantos perros, muchas mujeres hombres y niños, un olla, hojas, botas, cabezas de caballo, jarrones, etc.
Mi sorpresa fue cuando el mayor de mis hijos un día dijo que él tenía figuras en el baño y luego los otros dos dijeron que ellos también, en muchas de las figuras hemos coincidido.
Pueden imaginar esa reunión con mis hijos en el baño? estábamos los 4 muy concentrados buscando nuestros personajes y figuras, fue una tarde muy interesante, la imaginación de ellos es increíble.

En ese instante me pregunté: cómo será el baño para mis hijos, y aunque ellos no se encierran horas como yo lo hacia, a veces se están su ratito en ese mundo adonde bailamos, cantamos reímos, lloramos e inventamos.
Mi sobrino Walter, filosofo graduado de una universidad de California tiene una biblioteca completa en su baño, mi amigo Flavio Meza, se fuma un cigarrito, el novio de una amiga dice que baila y canta mientras se ducha, estoy segura que Roberto mi cuñado a leído obras completas sentado en el baño, y el tío Dary juega sudoku en el baño…

y ustedes amigos? me comparten su experiencia?

En esas noches de café, encontré en la web una editorial española muy interesante, publican libros en rollos de papel higiénico, desde clásicos, hasta novelas de la actualidad, aquí les queda el link por si quieren saber mas para comprarse un rollito.

Libros en papel higiénico


26 comentarios:

  1. Interesante post Mayela. El baño, para mi, es mi lugar intimo desde pequeña y lo sigue siendo ahora.
    Cuando era pequeña bailaba frente al espejo y me sentía Madonna, ahora cuando quiero que nadie me moleste recurro a el. Cuando hice la obra del baño ya puse un banco unido a la bañera , para poder sentarme.
    Es un espacio en el que nadie entra y son unos momentos de silencio muchas veces acompañados de un cigarro o un buen libro.
    Un beso con abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada me trae bellísimos recuerdos.
    Mi madre no me perseguía por toda la casa porque yo era una niña muy buena, pero si recuerdo que mis momentos eran enormes dentro del cuarto de baño, sobre todo en los años de juventud.

    Ahora esos relajados momentos los aprovecho para leer tranquilamente.

    Un besito y feliz miércoles wapa

    ResponderEliminar
  3. MAYELA, que bien que el primer café es hoy para mi, me lo pones un poco largo , con azucar, un poco de leche, poco cargado y lo dejas reposar dos horas, lo metes al microhondas y lo calientas un par de minutso. ¿ sencillito verdad?, es que hay cada uno por est e mundo que pide las cosas mas raras.jajjajaa
    Un beso
    JUAN

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado lo que cuentas, ¿quien no ha salido corriendo de su madre y se ha escondido en el baño?
    Yo hoy por hoy me ducho intentando relajarme y sentir como cae el agua y me depura.
    En lo demás soy muy rapidita jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, coincido contigo. el cuarto de baño es un lugar importante y especial en nuestras vidas, así lo veo....

    ResponderEliminar
  6. Pues yo tb me llevaba los tebeos, Mortadelo y Filemón, o Zipi y Zape.
    Y en época de exámenes, los apuntes para seguir estudiando allí...
    Y sí, es cierto, tb lloro, río y me cabreo cuando, mirándome al espejo, recuerdo alguna movida con alguien.

    O sea, que sí, que el cuarto de baño es importante.

    Besos, Mayela.

    ResponderEliminar
  7. Saltando he llegado hasta aqui y te dejo un saludo desde Cataluña España

    ResponderEliminar
  8. Yo también me encerraba por dentro, me gustaban mis minutos de absoluta intimidad, habitualmente con algún libreo entre manos...

    Aún hoy en día busco allí refugio de vez en cuando, pero en mi casa los baños no tienen llave ni pestillo, así que mis hijos irrumpen sin previo aviso, estropeando el "romanticismo" del momento, jejeje...

    Besos, amiga...

    ResponderEliminar
  9. jajajaj.....mis primeros cigarros escondida en el baño....y hoy por hoy, largos y placenteros baños....gracias por hacerme sonreir y por hacerme recordar...Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. El baño también representa un momento en soledad, donde puedo leer tranquilamente, a veces alguna buena idea de trabajo a salido del baño !!!

    Me ha dado mucha gracia lo que cuentas de tu mamá .... hay las cosas de chicos .

    Un Fuerte Abrazo

    ResponderEliminar
  11. geni10:47

    Cuando empece a leer,tu relato,pense que se puede decir de un cuarto de baño,no sabia lo que podia dar de si este tema,pero veo que tiene para hablar largo y tendido. mayela es muy interesante lo que dices,yo de pequeña tambien he corrido al cuarto de baño tratando de esconderme, mientras mi madre con una zapatilla corria tras de mi para darme algun azote.

    ResponderEliminar
  12. myself: veo que compartimos el mismo pensamiento en cuanto a la privacidad del baño
    y qué decirte… éramos madona sin fans!
    Un abrazo y mil gracias por llegar al cafecito!

    Hola carmen, te creo que eras una niña buena, se te nota, yo lo que siempre fui fue ser vaga…. jajajajajaja, me encantaba andar en bicicleta y jugar con todos los amigos.
    Saludos para ti también bonita!

    Caracoles Juan! tu puedes pedir el café como quieras, aquí eres mi invitado de honor!
    Saludos!

    Ainoa! Si no corría, seguro que me caían los conchazos… jajajaja! ahora es un lugar relajante también!
    Besos!

    Hola Moderato, que bueno que vienes al café y a compartir todas estas locuritas!
    Abrazos!

    Lourdes! ya veo que ocupamos el baño para las mismas actividades!
    Un saludo linda!

    Driada! Bienvenida a éste lugar de cafecito a la media noche, las hadas, elfos y todos los seres mágicos siempre son bien recibidos.
    Llego por tu blog!
    Abrazos!

    Mario, mi buen Mario… ayúdate aunque sea de un alambre y busca esos momentos que tanta falta hacen!

    Hola Pilar! No entiendo como nos escondíamos en el baño para fumar… con lo escandaloso que es el olor a tabaco… ajajajajaja
    Un beso bonita!

    Hola William! ese si que es cierto… muchas buenas ideas resultan de algunos minutos de concentración en el baño!
    Un abrazo!

    Hola Geni! Bienvenida y ya sabes junto a una tasa de café, toda conversación es interesante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Pasaba por aquí y he entrado para desearte un buen finde

    Un besito wapa

    ResponderEliminar
  14. ¡Genial!jajajaja. Para mí es el sitio más íntimo de toda la casa y me acordé de una amiga que tiene el revistero en el baño, con todo tipo de revistas a elegir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Lo repito, se necesita la locura de las personas que ven imagenes en los ladrillos y que cantan en el baño para inspirar a los que tienen un poquito de poeta. Bonita reflexion, pero nunca vayas a llevar La Guerra y la Paz en papael higienico, por amor a los que esperan afuera!

    ResponderEliminar
  16. ¡Traviesa! :P
    ¡Nos has hecho reir!
    Y ciertmaente le diste en el clavo a Roberto!
    Pues en mi baño no hay piso de ladrillos con figuritas, pero mi pared tiene una textura en la que he encontrado un mickey mouse, una taza y su pailita, y una ovejita gorda.
    En cuanto a los libros, pues...
    ya no caben! necesito un baño mas grande!!!!
    Lovo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Maye, hoy he recordado las horas que yo he pasado siendo niña metida dentro del baño y me divertido muchisimo .

    Me copio la dirección por si acaso.
    Un beso
    TQ

    ResponderEliminar
  18. Mayela, llegué por acá de casualidad, a través de otro blog y me enganchó tu post del baño!
    Yo también solía guardar mi colección de historietas en él, y mas de una vez el baño ha sido mudo testigo de mis lágrimas. Probablemente sea el lugar mas privado de la casa.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Buenos días Mayela... estupendo post.
    En el cuarto de baño tengo un rincón con revistas, un libro, cuaderno y blog. Además cuando me quiero aislar y pensar, muchas veces acabo allí metida.
    Un besito guapa desde España

    ResponderEliminar
  20. los baños suelen dar mucho de sí, además de ser unos lugares muy solitarios

    besos

    ResponderEliminar
  21. Gracias Carmen! tus deseos se hicieron realidad, tuve un fin de semana bien bonito. Gracias
    Un beso bonita!

    Hola marbu! que gusto verte por aquí, dile a tu amiga que cuando quieran nos tomamos un cafecito a la media noche.
    Un abrazo!

    Hola charlitos, la guerra y la paz… creo que no es literatura para el baño…. jajajajaja tienes razón!
    Un beso!

    Herma! Verdad que en el baño hay seres mágicos? si es que nunca estamos solos!
    Saludos al tío Roberto!
    Los amo ha ambos.
    (ya casi es junio)

    Hola Toñi! una cosa mas de nuestras almas gemelas!
    tQ.


    Soñadora: Bienvenida a estas noches de café.
    Te he visitado en tu blog, me gusta mucho lo haré despacio
    y que decir de tu nombre… soñadora… me encanta!
    Bienvenida!

    María Ángeles: Gracias por el honor de tu visita, yo también me divierto mucho con Lola.
    Un beso bonita!

    Woman in love! bienvenida a éste lugar de café a la media noche, he pasado por tu blog y he salido llena de mucho amor y fantasía.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Muy interesante tu historia, el baño es el mejor sitio para esconderse, yo cuando me perseguia mi madre con la escoba, me metie tambien debajo de la mesa, pero me llevaba el escobazo. Un beso

    ResponderEliminar
  23. El baño en sí no, más bien evoco algunos malos momentos, en cambiola ducha sí, es sin duda un momento muy gratificante.


    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Maye, mis hijas, tus sobrinas, tienen "Moby Dick" y "El origen de las especies" en el baño. Dijo un amigo de ellas, que si bien es cierto que todo termina en el baño, encontrar "El origen de las especies" allí, era demasiado.
    Wally tiene una colección de "Bathroom Reader", aunque siempre tiene un espacio para algo de Hegel o Nietzche.
    Yo prefiero llevar y traer mis libros de turno. Acordate también que "Cien años de soledad" se despedazó en el baño, de tanto leer y releer.
    También usé el baño para soltar la voz, cuando estudié canto. Era el lugar perfecto para no verles las caras de disgusto.
    Pero en la actualidad, igual que el padre Darío, mi afición toiletaria es resolver sudokus.

    ResponderEliminar
  25. Hola! Pues yo no hago nada especial en el baño relacionado con la lectura, pero lo que has comentado de los dibujitos me ha hecho recordar que yo de pequeña tambien los buscaba en el suelo, que era de marmol (no de los lisos). Me entretenia mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar