enero 13, 2009

EDUCAR CON AMOR




Un escritor de métodos de Pedagogía, le preguntó a Gabriel García Márquez acerca de la educación de los niños.

"Lo único importante, le contestó el autor de Cien años de soledad, es encontrar el juguete que llevan dentro".

Cada niño es distinto y somos los adultos quienes tenemos la tarea de descubrir el juguete que hay en cada uno de ellos y ponernos a jugar, y en la aventura del juego podemos educarlos y amarlos, y por qué no, sacar de nuestro propio ser el juguete que nos hizo personas individuales y felices y compartirlo con los niños que ahora educamos.
Vincular educación y juego es maravilloso, los niños aprenden por imitación, muchas veces dejamos la educación de nuestros hijos en manos de personas desconocidas, los maestros, las empleadas de casa (niñeras), las monjas, los sacerdotes y no sabemos que vaya a pasar, la educación es estrictamente de los padres y es responsabilidad de ellos buscar el mejor método.
Para muchos padres es indispensable educar de la misma forma que han sido educados ellos, no son capaces de romper esquemas, y creen fielmente en los métodos de poder, disciplina, rigor, indiferencia y pueden llegar hasta ser déspotas con sus propios hijos.

Siempre he creído en el amor como la base de la educación, los niños plenamente amados son más sensibles, alegres, inteligentes y relajados, sencillamente, son niños felices.
Básicamente es pararnos todos los días en sus zapatos, creer en ellos, verlos como personas capaces e inteligentes, tener la humildad de saber que ellos también nos enseñan y nos educan.
No es fácil, pero sigo creyendo que es el mejor método, hacerlos sentir verdaderamente amados, consentidos (no malcriados).
Alguien me dijo una vez: “Usted consiente mucho a sus hijos”
Qué puedo decirles…
Si! si lo hago!

No acepto, pero respeto, a esos padres que siempre le dicen a sus hijos que hacer, esos padres que nos les dan libertad y confianza, esos padres que nunca desataran las alas de sus hijos, por que ellos tampoco desataron las propias.
Hay padres proveedores, de cosas materiales por supuesto, pero nunca se preocupan por sus hijos, por saber que hacen, que piensan, que habilidades tienen, con qué sueñan, cual es el juguete que llevan dentro, porque piensan que solo son niños. (Grave error).

Me considero una mujer enamorada de sus hijos, con una gran responsabilidad con la vida, deseo de todo corazón hacer seres felices, plenos, que un día sientan que vivir la vida es un privilegio que se gana día a día y no una tortura que se nos impone a la hora de nacer.
Para mi consentir es otorgar una oportunidad, obligarlos a crecer con sus propias experiencias y ser dueños de sus actos y de su pensar, es decir, deseas con todo el corazón el bien para los niños que amamos y educamos.
Ser padre consentidor no es siempre miel sobre hojuelas, es algo que se debe aprender y dosificar, pero les aseguro que es menos letal que los peligros de educar con rigor, castigos, gritos, golpes e indiferencia.
Ser un consentidor es un don, es el don de saber ponerse en el lugar del niño en formación, es un regalo de la vida que hay que saber administrar, aprender a decir SI! y aprender a decir NO!

Consentir con límites y amar sin límites.

Ser indiferente debe de ser doloroso para ambos, (padres e hijos) no sentir el deseo de conocerle, amarlo y formarlo, pero mas doloroso para el niño que vive la indiferencia, la soledad.
Cómo puede pasar la vida de un padre sin conocer el mundo que habitan sus hijos?
Cómo puede llegar un padre y una madre a su vejez sin haber estado una tan sola vez en el maravilloso mundo de la imaginación de sus propios hijos?
Ese mundo tan fantástico, tan lleno de ilusiones es mágico, y en la medida que lo visitamos junto a ellos, nos pone en ventaja a la hora de educar y de saber pedirles cosas que serán capaces de hacer, nos damos la oportunidad de conocer sus propias condiciones, sus fortalezas, sus múltiples capacidades, su verdadera personalidad, conocemos a nuestros hijos, y aceptamos que son seres independientes e inteligentes.
En ese mundo descubrimos que educar es una maravilla, una verdadera responsabilidad y nos aleja de ese método tan fácil que es adiestrar.

Los niños en la medida que son más amados tendrán más capacidades y recursos para enfrentar los problemas de la vida, mucho mas que el que nunca se ha sentido amado ni aceptado por sus progenitores.
Todos los padres queremos buenos hijos, entonces hagámoslos felices, seguros, eduquemos con amor, y no perdamos de vista que ellos nos imitan, y de esa forma ellos harán también en su momento hijos y niños felices.

Eduquemos con amor y seamos padres felices!

18 comentarios:

  1. Es un buen y acertado relato.
    Nuestro talante influye en nuestros hijos. Importantísimo aprender a educar a nuestros hijos con autoestima, mucha comunicación y amor.
    Un Beso

    ResponderEliminar
  2. Garcia Marquez fué tremendo en su contestación, de sabios, y tu post, magistralmente reflexionado. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Tan malo es la sobreprotección como el descuido a los niños...
    Estoy contigo en todo, yo no soy madre pero si hija y mis padres me educaron en libertad, me he tenido que tropezar muchas veces pero así se aprende...estan criando ha niños que no sabran tomar una decision por si solos y eso es muy peligroso en esta sociedad actual y el otro lado que pasan de lo hijos es triste...
    Un abrazo y enhorabuena buenísima entrada.

    ResponderEliminar
  4. Hola vengo a tomarme ese cafelito que teniamos pendiente junto a una buena conversación.

    Me ha encantado comprobar que piensas que desde el cariño, la amabilidad, la confianza y el amor se puede hayar muchos más y mejores condicionantes para la educación de un niño que lo que por desgracia se acostumbra a ver.

    Te vuelvo a dar las gracias por felicitarme con mi premio abrazos y por la publicación de mi libro de cocina. Y sobre todas las cosas, por este cafelito tan gratificante y por ser como eres. Con tu permiso vendré siempre que pueda. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Hoa Maye, que verdad tan grande has escrito hoy, sabes que estoy de acuerdo contigo.
    Yo quiero que mi hijo sea feliz, que tenga una vida llena de amor de recuerdos felices, que pueda elegir su propia vida y no la que nosotros queramos o nos hicierón vivir nuestros padres a nosotros.
    Yo por si a caso lo voy a consentir hasta hartarme porque cuando sea mayor seguramente ya no me dejará hacerlo. Haz tu lo mismo con tus tres preciosos soles.

    Espero que te encuentres bien.
    Todos los días te mando un mensajito pero no tengo ninguna respuesta.
    Te echo mucho de menos.
    Un beso. TQ

    ResponderEliminar
  6. excelente artículo y me encanta la frase "el juguete que llevamos dentro"
    Un besote desde España

    ResponderEliminar
  7. Voy fatal de tiempo, no puedo comentar este post como me gustaría... pero me ha parecido muy bueno, y me basta su propio título para resumir lo que yo hubiera dicho: "educar con amor".

    Creo que no hay métodos infalibles ni palabras mágicas, creo que nadie conoce el libro de cómo ser el educador perfecto... pero desde el amor, la libertad, la independencia y el sentido común, se puede lograr un buen resultado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El post es impresionante.

    Estoy contigo en todo y si sabemos educar a un niño con amor, cariño, comunicación y respeto serán unas buenas personas en un futuro... su futuro.

    Un besito amiga!!!

    ResponderEliminar
  9. Hay que tomarse el tiempo para reflexionar en la educacion de los hijos, pues desgraciadamente,la referencia mas importante es la que nuestros padres nos dieron, corremos el riesgo de cometer los mismos errores, trasmitirles los mismos miedos. Me gusta que hagas parte de tu reflexion, mete en perspectiva ese talento de artista que debemos buscar adentro de nosotros para moldear, tallar nuestra mejor obra, nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  10. Hola marbu!
    Verdad que si? todo nuestro preceder influye en nuestros hijos.
    He ido ésta mañana ha buscar que había en el caldero y me uno a tu llamado de paz!
    Un beso!

    Isabel! que gusto tomar café en tu compañía.
    El Gabo siempre respondiendo con propiedad, verdad?
    Un abrazo bonita!

    Hola ainhoa!
    Que bonito es ver esto desde el punto de vista hij@s, y poder decir con tanto amor, “mis padres me educaron en libertad” la verdad es que nuestros padres han hecho lo que se puede y nosotros estamos llamados a evolucionar.
    Hoy he buscado entre tus ángeles, luego te comento.
    Un beso!

    PEGASA!
    Siempre serás bienvenida a compartir un cafecito a la media noche.
    Que bonito compartir métodos tan importantes como la educación de nuestros hijos, es una aventura sin precio ni explicación.
    Un abrazo bonita!

    Toñi! que bueno que ya pudimos hablar, también te extrañe!
    Mil gracias una y otra vez por mi nombre escrito sobre la nieve!
    Creo que ambas nos hartaremos de amar y consentir a nuestros pequeños.
    Un beso, tQ!

    María Ángeles Cantalapiedra!
    Que gusto!! pero que gusto tenerte aquí una vez mas!
    Gracias por compartir!
    Un abrazo.

    Hola Mario Alonso!
    El tiempo siempre nos hace malas jugadas, te agradezco que te detuvieras un ratito para comentar.
    Al final de la vida cada quien escribe su propio método no crees?
    Buena suerte amigo!
    Un beso!

    Hola Carmen!
    Hacer buenos hombres y mujeres para que el mundo también sea bueno!
    Un abrazo bonita!

    Hola Carlos, conozco el método con el que fuimos educados tanto vos como yo y renunciar ha el no fue fácil, prueba de ellos tus maravillosos hijos y los míos.
    Al final de la vida podremos sentarnos con cierta satisfacción a observar nuestra obra maestra, en silencio y con el corazón lleno de amor.
    Que alegría verte a mi lado tomando un cafecito a la media noche, me imagino que calentara un poquito tus días de invierno.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Mayela

    Se ve que eres una madraza amorosa con tus hijos.

    Tienes mucha razón, con amor se consigue todo. De esta forma los niños son más felices, aprenden mejor y tienen una mejor relación con los demás.

    Hay que ser equilibrados, ni demasiado consentidores de todo, ni educarlos con rigor, en el justo término está la virtud.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  12. Los niños osn los grandes genios que necesitan ser educados en su justa medida. Bonita reflexión, la tura, seguiré por aquí si me dejas. Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Pues nose yo hasta que punto es bueno consentir tanto a un hijo. Todo tiene que tener su punto de equilibrio, no se aprende si se hace dependiente de otra persona. Tiene la obligación y los padres el deber de que cada hijo tenga la oportunidad de crecer como persona y de equivocarse, caer o fracasar, porque aprenderá de sus propios errores para intentar no cometerlos en lo sucesivo.
    Si a un hijo se sobreprotege no se le educa para su vida posterior, cuando los padres ya no estén para protegerle.
    Ruego que no tomeis este comentario como algo contrario a la creencia de ayudar a un hijo siempre que se pueda y que se le dé todo el cariño que una madre tiene. Pero todo no puede ser bombones, porque todos sabemos que luego en la cruda realidad no es así. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Increible Mayela, que bonitas palabras y que video tan impresionante. Me ha encantado. Decirte que educar con amor es una absoluta verdad. Una lastima que haya tanta gente que no lo sepa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Educar es lograr que nunca pierdan ese juguete que crea al niño que engendrará al hombre.

    ResponderEliminar
  16. Hola Juan! Gracias por venir a tomar cafecito.
    Definitivamente tienes razón, el equilibrio es la felicidad en todo, esa es
    la palabra mágica: “EQUILIBRIO”.

    Punto y Coma, sean ambas bienvenidas!
    Será un gusto compartir cafecitos a la media noche con ustedes
    yo también les visitare.
    Un abrazo!

    PEGASA: Justo lo que le decía a Juan “EQUILIBRIO”, tienes toda la razón, y es exactamente en la independencia, sobre todo en la emocional, que los niños encuentran el éxito en sus vidas.
    Pero de igual forma es una dulzura poder hacerles sentir que se les ama sin limite, que lo que podamos hacer por ellos será hecho y en lo que no podamos ayudarles, les acompañaremos a buscar soluciones, los padres siempre debemos estar a la do de nuestros hijos mientras estén en formación, mientras abrimos de una manera fuerte y segura las alas que los llevaran adonde ellos quieran dirigir su vuelo.
    De ninguna manera tomo tu comentario como contrario, es de eso de lo que se trata de que compartamos ideas, experiencias y de esa forma también como padres crecer y aprender.
    Tiene la razón, la realidad es dura, cruel, pero si se enfrenta con el amor de los padres de la familia, es mucho mas fácil de enfrentar.
    Me ha gustado mucho que lo platiquemos, comentarios como el tuyo hacen de mis noches de café, una noche interesante.
    Abrazos, muchos abrazos para ti!


    Hola David!
    Eres el único que ha comentado el video, en efecto, es impresionante, a mi me dejo muy pensativa, llena de dudas y al mismo tiempo de satisfacciones en mi desarrollo como madre, los niños tienen una capacidad increíble de aprender por imitación, debemos de tomarlo muy en cuenta y tomar mayor conciencia de nuestros actos.
    Gracias por venir, he estado viendo por tu ventana.
    Un abrazo amigo!

    Ignacio Reiva!
    Gracias por venir al café.
    Definitivamente la magia esta en eso… nunca perder el juguete que hay en nosotros.
    Me impactaron las fotografías de tu blog, los niños, los que educa la calle, los que nadie voltea a ver, que dura es la realidad para ellos, quizás nunca supieron de un abrazo, de un te amo, de pan y chocolate calientito, de hogar, de familia, el olvido los adopto, cuando la miseria humano los lanzó a la calle.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Creo que en la vida nadie nos enseña a ser padres, y es hasta que tenemos la bendicion de tenerlos es que vamos aprendiendo a "prueba y error" no hay formula magica, mas que darles todo el amor del mundo y darles confianza, al igual que tú, consiento a mis hijas, son mi mayor tesoro, sin embargo hay reglas que deben de cumplir, tenemos una amplia confianza y nos amamos... gracias por tu blog. te quiero mucho amiga.

    ResponderEliminar
  18. Hola Maye pasé para desearte un feliz domingo.
    Un abrazo y un beso para todos

    ResponderEliminar