junio 07, 2009

EL SALVADOR 2 - MEXICO 1




El café de ésta noche, tiene un sabor muy especial, sabe ha victoria, ha dignidad, ha gloria, tiene el sabor peculiar de los salvadoreños.
No soy aficionada al futbol, pero he disfrutado del encuentro entre El Salvador y México, gracias a las estupideces que dijo el comentarista deportivo de ESPN (Faitelson)

Este ignorante y miserable personaje tuvo el valor de decir en televisión que a El Salvador nadie lo conoce en el mundo futbolístico, que somos un equipo de gente subdesarrollada, que no estamos a la altura de ellos y vayan ustedes a saber cuantas estupideces mas dijo, nos trato con tal desprecio que todas aquellas personas que no somos amantes del futbol ésta noche si lo fuimos, decidimos los 6 millones de habitantes apoyar ha nuestros 11 jugadores, ha nuestra selección, el país completo se paralizó, rezó, cantó, aplaudió y gritó su himno nacional ha todo pulmón.

El estadio Cuscatlán del cual Faitelson hablo con tanto desprecio y que es un orgullo para los salvadoreños y para los Centro Americanos también, se convirtió en una sola alma, un alma azul y blanco, vibrante y con el mejor de los deseo:

“Al mundial no vamos pero a México le ganamos”.

Fue un verdadero duelo, aquí en mi país ha México siempre se le vio como el gigante del norte, se le respetó, se le admiró, todo esto hasta el día en que nos toco el orgullo salvadoreño, entonces decidimos demostrarle qué, éste país aun siendo pequeño y pobre, tiene un alma y un espíritu mucho mas grande de lo que México se puede imaginar, aquí en El salvador, nuestros seleccionados se han formado en las calles, viviendo en casas humildes, comiendo salteado, trabajando en sus oficios y jugando descalzos , aquí somos valientes señor Faitelson, salimos de una guerra cruel y dura, terminamos cansados y tristes, pero nunca vencidos, nunca derrotados, usted y México no deben olvidar esto, los salvadoreños somos grandes también, (y somos un montón) tenemos lo nuestro, quizás no un estadio Azteca, ni jugadores internacionales, no tenemos tequila ni mariachis, no cantamos bonito, no hacemos novelas, no tenemos un Juan Gabriel, ni una Frida Kahlo, nosotros los salvadoreños nos tenemos unos a otros, nos apoyamos, nos queremos, cantamos el carbonero, comemos pupusas, bailamos el torito pinto, recitamos a nuestra Claudia Lars, Alfredo Espino, nos emocionamos con el mágico Gonzáles, con la Chelona Rodríguez y al ver a nuestra selecta rejuvenecida, entregada, llena de sueños mundialistas nos unimos a ellos vibrando en un solo corazón azul y blanco, nos reunimos aunque sea en el pequeño estadio Cuscatlan, ahí estamos presentes, “los guanacos hijos de la gran puta de Roque Dalton, los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,
los primeros en sacar el cuchillo, los tristes mas tristes del mundo, mis compatriotas,
mis hermanos”.
(fragmento del poema de amor de Roque Dalton)
y ésta noche llegamos al estadio a ganarles a los mexicanitos hijos… de Pancho Villa.

Ha sido el día mas feliz para los salvadoreños, y el mas largo también, el monumental estadio cuscatlan se empezó a llenar desde las 10 de la mañana, y ahí me tienen dejando a mi hijo y mi esposo quienes esperaron 9 horas bajo el sol, lluvia, sin qué comer ni qué tomar, pues los hijos de pancho villa pidieron que no se vendieran bebidas ni nada que se les pudiera tirar desde las graderiíllas a la cancha, pobrecitos ellos, no saben quienes somos los salvadoreños, pero bueno, fue mágico ver a una generación completa disfrutando del tan esperado encuentro

¡Olé, olé, olé, olé! ¡Olé, olé! El pito del arbitro anunció el inicio a todos los salvadoreños, el tan esperado momento se llegó. En el estadio(incluyendo a mi esposo y a mi hijo) se les olvidó que habían pasado tantas horas aguantando sol, hambre y sed, y los que lo vimos en casa, nos abrazábamos y gritábamos, fueron minutos de tensión, minutos cardiacos, y a medida que pasaba el tiempo nos hacíamos gigantes ante el grande del norte, ante el mundo que no nos conoce y al finalizar el encuentro entre lagrimas de emoción, gritos, pólvora y silbidos, los vecinos salían a celebrar ha las calles, se abrazaban, los salvadoreños salimos a recoger la dignidad que un comentarista entupido quiso poner en tela de juicio.
Muy bien por nuestros once muchachos, muy bien por los 6 millones de hermanos salvadoreños, muy bien por nuestro presidente Funes que estuvo al lado de la selección dándoles su apoyo, muy bien por este país que empieza a vivir sus cambios, esto nos demuestra a todos los salvadoreños que todo es cuestión de ACTITUD, ahora nos sentimos libres, relajados, nos sentimos amantes de este pulgarcito de América, ahora que ya no nos engañan, ni nos robaran nuestra patria, nuestro trabajo, ahora que somos el numero 100 en el ranking de la FIFA y que le ganamos al numero 26, ahora somos felices con nuestra selección! somos salvadoreños de corazón!

No hay como el café de altura, cultivado en las montañas de mi país, calientito y disfrutando sorbo a sorbo en las madrugadas en este blog, a la salud de todos mis amigos, ciudadanos del mundo!

El Salvador 2
México 1

Mi hijo Rodrigo que a sus 15 años es amante del futbol a compartido el café de esta noche conmigo, no saben como he disfrutado viendo su cara llenita de tanta emoción el poder decir: “ yo estuve en el estadio cuscatlan cuando El Salvador le ganó a México 2 a 1”

Y esta vez compartirá en este blog su cafecito con ustedes:


Nunca pensé que iba escribir en este blog, porque me aburren estas cosas, pero por la situación supuse que tenía que escribir algo. Supongo que mi familia me considera un “loco del futbol” o algo así, pero creo que el sábado entendieron por un día lo que se siente, esa emoción antes, durante y después del partido. El sábado en la mañana se sentía en la gente la buena vibra, sabíamos que íbamos a ganar. Creo que las ganas de ganarle a México iba mas allá de el partido, ¿Y es que porque tienen que ser así? ¿Por qué nos tiene que ver de menos? Grandes países como España, Alemania, Argentina, Estados Unidos son mas grandes que México y no nos ven de menos. Además mexicanos y salvadoreños somos indios iguales!
Las ganas de callar a los mexicanos es única y es que en el fútbol no se disfruta la victoria propia si no la derrota del rival. Les ganamos y creo que no hay nada más que decir. Solo que “Al mundial no vamos… pero a México YA le ganamos”

“11 jugaron, 6,000,000 celebramos”

Rodrigo Castro Bou





10 comentarios:

  1. "Nosotros los salvadoreños nos tenemos unos a otros"...

    Felicidades por esa victoria y por ser un pueblo humilde pero unido. El fútbol es lo de menos, tal vez ese comentarista no tuvo intención de ofender... pero parece que lo hizo.

    Pero comprendo lo que es un sentimiento de menosprecio, y lo bonito que debe haber sido disfrutar de esa victoria todos en el mismo barco, todos unidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No solo los salvadoreños en el país celebrarón, todos los que estamos fuera sentimos ese llamado de la sangre cuando juega la selecta. Verla ganar de nuevo despues de tantos años de frustaciones nos llena de esperanzas, nos aferramos a ese anhelo que el viento sople diferente para nuestra tierra, que llegue al fin el tiempo de celebrar en paz y con la frente en alto. Te felicito Rodrigo por llevar en el corazón a nuestra selecciòn.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones a El Salvador! Es bueno comprobar que uno es capaz de lograr aquello que se propone!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No sabes la alegría que me dio también el sábado, no sólo por el triunfo de la selección , sino también porque callamos la bocota de Faitelson.

    Ahora que leo tu entrada, se me erizaba la piel, me invadía un gran sentimiento de orgullo por ser Salvadoreño, y no sólo por lo del triunfo, sino por el simple hecho de ser salvadoreño, de los que "hechan riata !!!" como decimos .

    Preciosas palabras, dale también de mi parte un saludo a Rodrigo, que me imagino que ahora en la noche estará pendiente del partido.

    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por la victoria¡
    Ahora a saborearla ¡
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mi felicitación por esa victoria.
    ¡Disfrutarla!.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ay nena, muchas felicidades. La alegría que llevo yo en el cuerpo, con el triplete de mi equipo.... lalalalala, copa del rey, liga y champions, vamos, vamos!!!

    Muakis mil!!

    ResponderEliminar
  8. Al igual que tú no soy aficionada al fútbol pero ese partido fue impresionante, creo que ni el cambio de gobierno, ni el año nuevo, ni las fiestas patrias, puede compararse con la alegría que se sentía, era increíble. Dile a Rodrigo, que por unos momentos le comprendí lo que se sentía en un partido... lo hemos gozado y al máximo! Demostramos que pese a lo que digan, tenemos mejor fútbol que México... y gano el mejor!

    ResponderEliminar
  9. A mí también me apetece un café a cualquier hora, y cualquier excusa es buena para tomarlo!
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  10. enhorabuena, felicidades

    ResponderEliminar