septiembre 15, 2014

KM 48 HONRAR LA VIDA!



Me detengo un año más a observar el trayecto que día a día he caminado, me envuelve un dulce  silencio azul, como el de los mares adormecidos. Un año de encuentros conmigo misma, de horas infinitas frente al espejo, curando heridas que ya no saben más ha pecado. Sonriendo con la niña que tanto me ha cuidado. Amor, reflejo. Honrar la vida, más que vivirla, un aprendizaje que cambió mi rumbo, mi destino, mis días por venir
Los años han traído en las manecillas del reloj virtudes nuevas, esas que al final nos damos cuenta que hemos pagado con las facturas de las experiencias. Los acontecimientos me han enseñado a obtener la madurez de cada kilómetro conquistado, liberar los peajes y continuar sin deudas del pasado.
En mi nueva travesía, esta que comienzo ahora, busco horizontes nuevos, quiero caminar a la orilla del mar, subir montañas y conquistar los cielos. Hacer realidad mis sueños. Bailar y cantar. Reír hasta llorar. Dar y recibir. Viajar y llegar. Amar y ser amada. Leer y escribir. Prometer y cumplir. Soñar y despertar.  Vivir cada instante honrando la vida.
Km 48, aquí estoy, armada de esperanzas, feliz.  Te recibo con amor, me lleno de ti, de cada uno de tus segundos, deseo vivirte en paz y armonía, con amigos y familia,  te acepto con todos los retos y desafíos que el futuro nos imponga, alzo mi copa y bendigo la vida que me tiene un año más celebrando en esta parte del mundo, tierra de bonanzas,  junto a mis seres amados.



FELIZ CUMPLEAÑOS PARA MI!






septiembre 04, 2014

En el altar del amor...







El inicio de este viaje lo deseo en tu cuerpo, en esa ruta que comienza con una mirada, y que debe atravesar delicados caminos llenos de secretos escondidos en surcos de piel. Escalar sin prisa las cumbres tempestuosas de volcanes trémulos de ardor.

Observar desde sus cumbres el valle sinuoso que se extiende hasta el oasis prometido. Descender con decisión, degustando en el camino el aroma que invita a conquistar el Edén escondido entre sus pliegues y descubrir por fin la primavera que se exhibe orgullosa y altiva en el altar del amor.

 (Máximo Noctem)

Septiembre 4