enero 30, 2014

Clarice Lispector

"Ya escondí un amor por miedo de perderlo. Ya perdí un amor por esconderlo. Ya me aseguré en las manos de alguien por miedo. Ya he sentido tanto miedo, hasta el punto de no sentir mis manos. Ya expulsé a personas que amaba de mi vida, ya me arrepentí por eso. Ya pasé noches llorando hasta quedarme dormida. Ya me fui a dormir tan feliz, hasta el punto de no poder cerrar los ojos. Ya creí en amores perfectos, ya descubrí que ellos no existen. Ya amé a personas que me decepcionaron, ya decepcioné a personas que me amaron. Ya pasé horas frente al espejo tratando de descubrir quién soy. Ya tuve tanta certeza de mí, hasta el punto de querer desaparecer. Ya mentí y me arrepentí después. Ya dije la verdad y también me arrepentí. Ya fingí no dar importancia a las personas que amaba, para más tarde llorar en silencio en un rincón. Ya sonreí llorando lágrimas de tristeza, ya lloré de tanto reír. Ya creí en personas que no valían la pena, ya dejé de creer en las que realmente valían. Ya tuve ataques de risa cuando no debía. Ya rompí platos, vasos y jarrones, de rabia. Ya extrañé mucho a alguien, pero nunca se lo dije. Ya grité cuando debía callar, ya callé cuando debía gritar. Muchas veces dejé de decir lo que pienso para agradar a unos, otras veces hablé lo que no pensaba para molestar a otros. Ya fingí ser lo que no soy para agradar a unos, ya fingí ser lo que no soy para desagradar a otros. Ya conté chistes y más chistes sin gracia, sólo para ver a un amigo feliz. Ya inventé historias con finales felices para dar esperanza a quien la necesitaba. Ya soñé de más, hasta el punto de confundir la realidad. Ya tuve miedo de lo oscuro, hoy en lo oscuro me encuentro, me agacho, me quedo ahí. Ya me caí muchas veces pensando que no me levantaría, ya me levanté muchas veces pensando que no me caería más.Ya llamé a quien no quería sólo para no llamar a quien realmente quería. Ya corrí detrás de un carro, por llevarse lejos a quien amaba. Ya he llamado a mi madre en el medio de la noche, huyendo de una pesadilla. Pero ella no apareció y fue una pesadilla peor todavía. Ya llamé a personas cercanas de "amigos" y descubrí que no lo eran... a algunas personas nunca necesité llamarlas de ninguna manera y siempre fueron y serán especiales para mí... No me den fórmulas ciertas, porque no espero acertar siempre. No me muestren lo que esperan de mí porque voy a seguir mi corazón! No me hagan ser lo que no soy, no me inviten a ser igual, porque sinceramente soy diferente! No sé amar por la mitad, no sé vivir de mentira, no sé volar con los pies en la tierra. Soy siempre yo misma, pero con seguridad no seré la misma para siempre! Me gustan los venenos más lentos, las bebidas más amargas, las drogas más potentes, las ideas más insanas, los pensamientos más complejos, los sentimientos más fuertes. Tengo un apetito voraz y los delirios más locos. Pueden hasta empujarme de un risco y yo voy a decir: "¿Qué más da? ¡Me encanta volar!"

Clarice Lispector



enero 27, 2014

Ese inesperado instante...





Tengo un puñadito de atardeceres en mis manos,
y quisiera regalárselos a tus ojos, para ver siempre en ellos
ese inesperado instante en el que me enamoré de ti.





© 2014. Mayela Bou

enero 09, 2014

UN POEMA SENCILLO


UN POEMA SENCILLO


Quizás te escriba un verso, sin nombrar aquella noche en la que reposé en tu boca, letras que omitan la fascinación que sentí al  contemplar la belleza de tu rostro, un poema que no hable de la magia del vuelo azul de las mariposas, de la sencillez de las flores, de los campos en primavera, del exquisito olor de la uva triturada  en nuestras copas,  del color del viento, ni de amargos silencios.
En estos versos no habrá un ave que sobrevuele el cielo, ni metáfora que la invente, no se posará un grillo cantor sobre tus noches, ni luna que te robe lamentos, no escucharas el paso del río, ni tendrá amaneceres sobre nuestros cuerpos.
No echare mano del mar, ni de las estrellas del cielo, te escribiré un poema sencillo, que al recordarlo traiga a la imaginación del lector, la sonrisa dulce de tu semblante, lo profundo de tus bellos ojos tristes, el eco de tu voz, y este peregrinar mío hacia tu encuentro.


© 2014. Mayela Bou