septiembre 09, 2012

Dame el vino de tu boca.




Nada nos importó
era nuestra noche azul,
me ofreciste el vino de tu boca.

Pusiste en mis labios la sangre de las viñas
que lloraron de amor
para entregarse esa misma noche,
como me entregue yo.

Dame el vino de tu boca.

(Máximo Noctem)

No hay comentarios:

Publicar un comentario